Promoviendo la Integridad en las Aduanas

Alvaro-Fernandez-Acebes-220x220 (2)

Alvaro Fernández Acebes

Experto de la OMA en Integridad

 

 

Función de las Aduanas

Las administraciones aduaneras modernas de todo el mundo desempeñan un papel clave no solo en la facilitación del comercio y la recaudación de ingresos, sino también en otras áreas aduaneras “no tradicionales“, como la protección de la sociedad y la seguridad nacional. La Aduana, como administración de frontera, lucha contra el terrorismo, el lavado de dinero, la proliferación de artefactos explosivos improvisados, el tráfico de armas y el desvío ilícito de productos de doble uso, actividades que representan una seria amenaza no solo para el desarrollo económico de los países de todo el mundo, sino también para la seguridad de las personas.

Las Aduanas, en el ejercicio de sus funciones, tienen la capacidad para intervenir en los flujos transfronterizos de mercancías y los medios de transporte, y asegurar el cumplimiento regulatorio. Por lo tanto, además de facilitar el comercio y promover el crecimiento económico, las Aduanas deben detectar y prevenir el tráfico de mercancías restringidas y prohibidas.

Riesgos

Una falta de integridad en las Aduanas puede ser una amenaza para el comercio, la seguridad transfronteriza y el bienestar de todos los ciudadanos. La integridad es un tema de naturaleza “transversal” y un requisito previo para el buen funcionamiento de una administración aduanera. En otras palabras, la presencia de corrupción puede limitar seriamente la capacidad de las Aduanas para cumplir efectivamente su misión.

Lo anterior no significa que solo haya corrupción en las Aduanas. El coste anual de la corrupción en todo el mundo representa casi el 5% del PIB mundial, $ 2.6 billones de dólares, según el Foro Económico Mundial.

Corrupción, malversación, fraude, estas son características que existen en todas partes. Lamentablemente es la forma en que funciona la naturaleza humana, nos guste o no. Lo que hacen las economías exitosas es mantenerlo al mínimo. Nadie ha eliminado ninguno de esos problemas.”[1].

Conceptos

La corrupción es un fenómeno complejo con consecuencias negativas en el crecimiento económico, la salud de los ciudadanos, la seguridad y la protección de la sociedad. Debe de contemplarse como un crimen perseguido por la ley, y no como una falta, que es más bien una cuestión de moralidad.

Por otro lado, la integridad es más que simplemente la ausencia de corrupción. Más bien, implica el desarrollo de valores, que facilitan las metas y los objetivos de la organización.

Como se señaló anteriormente, la corrupción existe en todas partes, no solo en la Aduana. Sin embargo, las administraciones aduaneras a menudo están más expuestas a ciertas prácticas de corrupción que otras instituciones gubernamentales o privadas debido a algunos factores específicos tales como:

i) Contactos con bienes, personas y dinero;

ii) Decisiones importantes sobre derechos / impuestos o admisibilidad de bienes;

iii) Expectativas de las redes sociales;

iv) El personal de aduanas a menudo trabaja en estaciones fronterizas remotas; y

v) El despacho de muchas mercancías debe hacerse muy rápidamente.

El enfoque de la Organización Mundial de Aduanas (OMA)

Mejorar la integridad sigue siendo una de las prioridades de la agenda estratégica de la Organización Mundial de Aduanas (OMA)[2] , contribuyendo a que sus Miembros mantengan su relevancia ante las demandas del entorno global del siglo XXI. El enfoque de la OMA es que la corrupción no debe verse como un problema independiente o aislado, sino como el punto focal de las reformas aduaneras.

La corrupción no se detiene en las fronteras nacionales. Compartir información a nivel internacional puede ser una estrategia poderosa para identificar y procesar la corrupción. La Secretaría de la OMA y sus Miembros discutieron los factores clave para prevenir la corrupción y aumentar el nivel de integridad en las Aduanas y concluyeron con la Declaración de Arusha Revisada (“DAR”) en 2003. Esta Declaración contiene elementos específicos que están diseñados para mejorar la eficiencia de las administraciones de los países Miembros de la OMA y reducir o eliminar oportunidades para la corrupción.

La “DAR”, por ejemplo, establece el “Liderazgo” y la “Transparencia” como dos elementos clave contra la corrupción. Es necesario que exista un compromiso firme al más alto nivel político para mantener un elevado nivel de integridad en toda la administración pública y, en particular, en materia de impuestos y aduanas. Además, el aumento de la transparencia, la responsabilidad y el mantenimiento de una relación abierta y honesta con los clientes, las empresas privadas y las partes interesadas en general, es crucial para mantener la confianza pública en el desempeño de las funciones de las administraciones.

Además, otro de los elementos importantes de la “DAR” es “Relación con el sector privado“. Los operadores económicos y las partes interesadas deben de estar en condiciones de aceptar un nivel apropiado de responsabilidad por los problemas de integridad y la identificación e implementación de soluciones prácticas.

A ese respecto, en junio de 2005, el Consejo de la OMA adoptó el Marco SAFE de Normas para Asegurar y Facilitar el Comercio Mundial. El Marco se actualizó en 2018, incluidas las disposiciones sobre el programa de Operadores Económicos Autorizados (OEAs) y también con respecto al fortalecimiento de la cooperación entre las administraciones de Aduanas, por ejemplo, mediante el intercambio de información y el reconocimiento mutuo de los OEAs, basado en la confianza mutua y la transparencia.

[1] Alan Greenspan, former Chairman of the Federal Reserve of the United States

[2] http://www.wcoomd.org/en/topics/integrity.aspx

Desafíos de futuro

Las administraciones aduaneras de todo el mundo han llegado a constatar, más que nunca antes, la enorme tarea que conlleva la lucha contra la corrupción.

A pesar de que muchas administraciones de Aduanas han logrado avances significativos en el control de la corrupción, siempre surgen nuevas amenazas de corrupción. Las viejas amenazas también están cambiando para presentar desafíos aún más complejos que parecen no tener un final a la vista para la Aduana.

La automatización, la inteligencia artificial, el comercio electrónico, las criptomonedas, las tecnologías Blockchain, etc., son, potencialmente, nuevas herramientas que pueden contribuir sustancialmente para reducir la interacción “persona a persona” y las prácticas discrecionales en el control de Aduanas.

Sin embargo, al mismo tiempo, estas nuevas tecnologías también obligarían a importantes cambios futuros en los procedimientos y los sistemas aduaneros. El comercio electrónico transfronterizo, por ejemplo, opera normalmente con enormes volúmenes de paquetes pequeños de poco valor, con operadores desconocidos, procesos de devolución / reembolso y un flujo de mercancías que debe de despacharse rápidamente. Los controles ineficientes o las regulaciones inadecuadas al respecto serían un caldo de cultivo para las prácticas comerciales ilegales.

Aduanas y actores del comercio mundial

La comunidad aduanera, en general, entiende que el desafío de defender la integridad debe abordarse en asociación con todas las partes interesadas. Los operadores económicos autorizados (OEAs) y, en general, toda la comunidad del sector privado debe participar en las estrategias de las administraciones para promover la integridad en las aduanas.

En este contexto, debe tenerse en cuenta que el Pilar 2 (“Aduanas a empresas”) del Marco SAFE establece los criterios según los cuales las empresas de la cadena de suministro pueden obtener un reconocimiento como socio/operador fiable.

La asociación y la comunicación están guiando los esfuerzos conjuntos de “Aduanas a empresas”. La Norma 5 del Pilar 2, sobre Comunicación, establece que: “la administración de Aduanas actualizará periódicamente los programas de asociación Aduanas-Negocios para promover estándares de seguridad mínimos y las mejores prácticas de seguridad de la cadena de suministro. La Aduana debe establecer, en consulta con un OEA o sus representantes, los procedimientos a seguir en caso de consultas o sospechas de infracciones aduaneras, incluida la información de contacto del OEA o sus agentes cuando sea necesario contactar a los funcionarios de Aduanas en caso de emergencia ”.[1]

En ese sentido, es importante tener en cuenta que muchas formas de corrupción requieren la cooperación activa de socios externos, tal como se reconoce en la mayoría de las Declaraciones y Convenciones internacionales sobre el tema (por ejemplo: la Declaración de las Naciones Unidas contra la Corrupción y el Soborno en las transacciones comerciales internacionales; y la Convención de la OCDE sobre la lucha contra el soborno de funcionarios públicos extranjeros en transacciones comerciales internacionales).[2]

Las administraciones aduaneras deben fomentar una relación abierta, transparente y productiva con el sector privado, incluidos los OEAs. Si bien de ninguna manera pretende ser una lista exhaustiva de las mejores prácticas, vale la pena señalar algunas experiencias exitosas, como el establecimiento de Memorandos de Entendimiento entre las Administraciones de Aduanas y las partes interesadas o el desarrollo de códigos de conducta para el Sector Privado, como elementos de una estrategia de integridad para luchar contra la corrupción.

Los OEAs y, en general, los operadores económicos con un estatus privilegiado pueden beneficiarse de simplificaciones aduaneras, comercio y despacho aduanero más ágil a través de Aduanas y mayores oportunidades de negocios. Sin embargo, para el establecimiento exitoso de un Programa OEA, sería recomendable la implementación de una Estrategia de Integridad para disminuir cualquier problema de corrupción.

Conclusión

La corrupción es un fenómeno complejo y oculto, que es difícil de detectar, cuantificar o procesar. No existe una única solución estándar para reducir la corrupción en las administraciones de aduanas, sino más bien una recopilación de acciones “a medida”, adaptadas a las diferentes realidades y contextos de los países y basadas en un diagnóstico adecuado de la situación. La priorización de los esfuerzos para maximizar el impacto y la evaluación periódica de los resultados / impacto, en base a los indicadores de desempeño, también debe ser parte de cualquier estrategia contra la corrupción.

Por lo tanto, el establecimiento de diagnósticos y puntos de partida apropiados de la situación de las Administraciones de Aduanas involucradas sería un requisito previo para el establecimiento de estrategias con el fin de promover la integridad.

El diagnóstico debe incluir no solo auditoría e investigación, sino también otras áreas sensibles, como recursos humanos, automatización, gestión, comunicación, así como las opiniones de todos los interesados. Por lo tanto, la lucha contra la corrupción debe entenderse en el contexto de una reforma y modernización global de las aduanas. Además, la Aduana debe alentar a los operadores económicos a aceptar niveles apropiados de responsabilidad respecto a los problemas de integridad.

Por último, pero no menos importante, hay que tener en cuenta que la ausencia de corrupción no es un punto de partida ni una meta; Es una forma de trabajar en las Aduanas. En la lucha contra la corrupción y en el fomento de la integridad, la recompensa está en el viaje en sí, ¡no en el destino!

[2] https://www.unodc.org/pdf/crime/commissions/11comm/6e.pdf; http://www.oecd.org/corruption/oecdantibriberyconvention.htm

IMG-20190214-WA0000

Los profesores Andres Rhode y Alvaro Fernández Acebes liderarán el tema “Facilitación del Comercio e Integridad” en el III Congreso Internacional OEA “OEA en Cadenas de Suministro Globales: Agilidad, Seguridad, Integridad“. No se pierda sus ponencias el 26 de junio de 2019, en Barcelona.

 

No Comments

Post A Comment